Posted by: cristinardunn | October 21, 2009

Comentario 4: “Piedad” y “La abuelita y el Puente de Oro”

           Las abuelas son las raíces de una generación de una familia; son la fundación.  Aunque son fuertes también son muy delicadas. Por eso, necesitan atención, cariño y mucha paciencia de sus parientes que tal vez todavía no entienden el sabio que sus abuelas tienen. En el poema “Piedad”, escrito por Amado Navarro, y el extracto “La abuelita y el Puente de Oro” de Luisa en el país de las realidades, escrito por el Salvador el lector ve como las abuelas son diferentes y como estas características afectan la manera en que los demás relacionan con ellas.   

            El poema “Piedad” está escrito en primera persona. El yo-poético es el nieto de una abuela. Aunque a veces está hablando de algo triste, el poema mantiene un tono positivo y lleno de cariño, amor y paciencia.  Lo ve esto en líneas como “Si, pobre viejecita, ¡ya ninguno te escucha!…pero yo soy paciente” (l. 1 & 5). Uno de los temas principales es acerca de la paciencia que uno tiene que mantener con sus abuelas. El yo-poético habla con su abuela como si ella fuera una niña pequeña. Pero en líneas como “cuéntame, abuelita tu mismo viejo cuento” ( l.11) uno ve como las historias de su abuela le capta y como las encanta (mismo que su abuela se queda repitiéndolas). Esto muestra como es importante que los nietos mantengan el amor y cariño por sus abuelas. Esto es un comentario en la situación común en que muchos nietos ya no dan casi nada de atención a sus abuelas por que piensan que en ser viejo y lleno de defectos alguien pierde su lado interesante. El poema fue escrito en 1914 y esto muestra como los valores de las familias no han cambiado tanto de aquella época a esa como muchas personas piensan. Este texto muestra el lado amoroso y cariñoso del las abuelas pero el siguiente muestra un lado completamente al contrario.

            Este extracto también empieza en primera persona. Se convierte a un dialogo entre el yo-narrador (del inicio) y Manuel, el nieto de la “abuela principal” de este cuento. Uno de los temas que aparece en el subtexto es uno acerca de la guerra que ocurrió en esa época. El tema mas interesante es lo de la libertad (y locura resultante) de la vejez. Manuel cuenta el “anécdota” sobre su abuela: ella  vivía a un lado del puente de Oro. En este lado, se situaba la guerra. En el inicio el lector piensa que su acto más extremo de locura era cuando se pinto el pelo. Pero descubrimos que cuando ella decía que se fuera a llevar comida a los soldados ella estaba, en realidad, vendándolos armas como “Granadas de fragmentación, cartuchos para G-3, obuses de mortero 81” ( l. 36). Este texto usa el humor para comentar en el pensamiento muy común de que todos los viejos, especialmente las abuelas, son locos.

            Muchas personas piensan que las abuelas son criaturas muy simples; que su único propósito es malcriar sus nietos. Pero en textos como “Piedad” y “La abuelita y el Puente de Oro” vemos unas de las varias interpretaciones de los ancianos de la sociedad. Muchas de las personas que escriben sobre la vejez están comentando acera de ese tiempo de la vida y que esperan para ellos mismos; muchas veces ellos hacen esto en un tono negativo. Lo que muchos no realizan es que la vejez es algo maravilloso porque si no estamos quedando más viejos estamos muertos. 

Advertisements

Responses

  1. Me gusta como analizas los dos textos, aunque el segundo no está tan bien desarrollado como el primero.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: